Atención, concentración e inmediatez

Hace ya unos meses que no hago un repaso de mis feeds. Esa lectura para ponerse al día de lo que dice y piensa la gente que te interesa, de algunas de las noticias del mundo…

Del mismo modo, hacía tiempo que no me ponía a escribir en éste blog, pero si que he continuado con los mensajes de estado cortos en twitter, y hace unos días comentaba con Meri que estaba agobiado de series, que me apetecía ver una peli. Algo largo, una historia completa, con su inicio, su desenlace y su final.

Ese ‘retroceso‘ en la lectura de feeds se ha visto ‘compensado‘ con la lectura de, hasta el momento, 3 libros (en formato original): Criptonomicón (1 volúmen en inglés, 3 en la traducción española) y los dos primeros del Ciclo Barroco (3 volúmenes en inglés, 8 en la traducción).

Para quien no conozca las series, baste decir con que Criptonomicón narra historias paralelas, situadas en la 2a Guerra Mundial y los 90, protagonizadas por los abuelos y nietos de los personajes respectivos.
El Ciclo Barroco tiene lugar entre los siglos XVII y XVIII, y los protagonistas son los ascendientes de los mismos personajes, que se relacionan con personajes tan singulares como Newton, Leibniz, Guillermo de Orange, Luis XIV y otros, y en la que aparecen ciertos escenarios que anteriormente habían aparecido en Criptonomicón (pero que si siguiéramos la línea temporal del libro, aparecerían unos 2 o 3 siglos después). Y por si fuera poco, el tiempo ‘histórico’ va saltando hacia adelante y hacia atrás.

Como puede verse, la línea argumental no es precisamente de aquellas cortas y fáciles de seguir, como podrían ser posts de un blog o noticias diarias. Y esto entra directamente en el debate, latente, de la capacidad de concentración para seguir textos largos y complejos, y de como Internet puede llegar a modificarla.

Pero no solamente se trata de Internet y texto escrito, si no también la TV, o algunos de sus productos. Mientras la producción cinematográfica es más patética que nunca, las series están en su momento de oro.

Todas con sus capítulos de entre 30 y 40 minutos en los que se desarrollan pequeñas historias, muchas veces siguiendo una fórmula como en House, y que, a veces y de fondo, desarrolla una historia ‘secundaria’ entre los diversos personajes a lo largo de los episodios.
La cosa es que si uno ha de confiar en ver estas series en la televisión normal de casa, termina viendo el primer capítulo de la segunda temporada tras el octavo capítulo de la quinta. Pero lo fuerte es que tampoco te pierdes y resulta completamente coherente ver los capítulos de forma desordenada (otro caso sería Lost, serie que puedes ver en modo “rebobinado” y te enteras de lo mismo que si la vieras en modo “play” normal).

Se sabe que la atención va más cara que nunca, y que si haces cualquier cosa que dure más de unas 500 palabras o 40 minutos, se pierde audiencia.
En el reportaje que comentaba hace unos meses, Digital Nation, los entrevistados lo corroboraban: se les da muy bien la lectura y escritura de pequeños bocaditos, pero cada vez cuesta más realizar y enlazar, así como seguir, estructuras complejas y con una línea argumental definida.

Facebook y Twitter, un álbum de cromos y fotos con comentarios cortos y un sistema de mensajería instantánea de estados que permite un máximo de 140 caracteres, se están convirtiendo en una especie de peligroso estándar de comunicación que, a parte, no llevan consigo ningún sistema de archivo ni consulta.

No se si estos hechos afectan al sistema cognitivo ni a la gestión de la memoria, pero, ¿podría ser que este déficit de atención colectivo a largo plazo llegase a afectar a la memoria, haciendo que los recuerdos sean más parecidos a una foto de un instante determinado?

¿Podría ser que si la capacidad de concentración no da más que para textos cortos y productos audiovisuales de un máximo de 40 minutos, la memoria llegue a adaptarse y fragmentarse?

¿Puede ocurrir que se llegue a perder la capacidad de relatar nuestra historia y que, en vez de ello, solamente podamos ser capaces de contar breves capítulos de nuestra vida?

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s