Criterios de civilidad

¿Que si vivimos en un País Civilizado? Me encanta que me hagas esta pregunta...
Para que un país tenga el estatus de País Civilizado hacen falta ciertos criterios. Last but not least, que el sistema político, a poder ser, sea democrático (una República estaría muy bien).

Pero hay otros que había que conseguirlos tiempo atrás en la historia. En plan tradición. Como en Tradición Democrática®. Entre éstos, y no menos importantes, están la gastronomía, la cultura propia, la música tampoco está mal, tener sentido del humor…

Pero uno de los más importantes, es la capacidad de los habitantes del país candidato a sublevarse contra sus propios dirigentes en caso de abuso.

Si vamos atrás en la historia, por ejemplo hasta la República Romana (por lo de civitas y eso), podemos ver que cualquiera de los cargos electos tenia un gran impedimento para aplicar la Redistribución de la Riqueza® a sus anchas, es decir, robar pasta pública y/o beneficiarse y/o abusar de sus gobernados. Y ese impedimento era que, de camino al Senado o a su lugar de trabajo, podía encontrarse con cualquier hijo del vecino que le partiera o partiese la cara, o en el peor de los casos, enchufara la puñalada trapera.

Y eso aplicaba desde el aedil más tirado hasta los mismos Cónsules de la República. Y si no, que le pregunten a Julio Cesar.

Pero el tiempo pasó, las estructuras de gobierno se complicaron y los eslabones más altos de la cadena de mando fueron aislándose más de la base popular, más que nada para protegerse la faz.

Y entonces subió al trono de Inglaterra un tal Carlos I que, entre otras cosas, tiene en su poder (aún) el récord de ser el Rey de Inglaterra más bajito de la historia (as seen on Wikipedia).

El padre de Carlos, Jacobo I (conocido como el tonto más listo de la Cristiandad), creía firmemente en los Derechos Divinos® de los reyes, o lo que es lo mismo, en que Dios mismo ungía como Rey a quien le salía de las barbas, y sus designios, aún cuando eran inescrutables, también eran infalibles.

Pero Carlos no era como su padre. Creía, como él, firmemente en sus derechos divinos y, además, era un sobrado. Cuando necesitaba dinero, empezaba a poner multas a diestro y siniestro, hasta que el Parlamento le dijo que “ya vale”. Así que Carlitos disolvió el Parlamento y gobernó en la forma de monarca absolutista durante 11 años. A parte, impuso a los escoceses un nuevo libro de plegarias, lo que propició que Escocia invadiera formalmente Inglaterra.

Finalmente, Carlos se presentó de cuerpo presente en el Parlamento, acompañado de 300 soldados, para arrestar a 5 parlamentarios que le llevaban la contraria.

Siguiendo la tradición de la dinastía Tudor
Y así fue como, junto con otras muchas razones, empezó la Guerra Civil de Inglaterra. Tras cuatro años de escaramuzas entre, por un lado el bando de los leales a Carlos y a la monarquía, y por el otro una alianza entre el Parlamento inglés y Escocia, Carlos tuvo que rendirse… pero prefirió hacerlo ante los escoceses que rebajarse a una rendición ante el populacho.

Finalmente, Carlos fue juzgado y condenado a morir al estilo Tudor, esto es, por separación súbita del cuerpo y la cabeza mediante aplicación de la ley de la gravedad en un hacha.

Le cortaron la cabeza el 30 de enero de 1649 por haber declarado,

de forma maliciosa y a traición, la guerra contra El Parlamento® y El Pueblo® en él representado.

El líder de la revuelta, el puritano Oliver Cromwell, hizo una reforma democrática consistente en sustiruir la monarquía hereditaria por el título de Lord Protector y Capitán General de la Commonwealth, que, casualidades de la vida, acabó recayendo en él mismo y también de forma hereditaria.

Ya en 1661, tras la restauración de la monarquía con Carlos II y tres años tras la muerte de Cromwell, el hijo del rey descabezado le quiso organizar un reconocimiento póstumo y público, en reconocimiento por los servicios prestados al país, así que el cuerpo de Cromwell fue exumado, encadenado y decapitado, permaneciendo su cabeza clavada durante 20 años en una pica en los alrededores de la abadía de Westminster.

Y todos conocemos la historia posterior de Gran Bretaña, el Imperio Británico o Inglaterra, país que ha sido capaz de juzgar a unos cuantos de sus reyes por traición, y como vemos, de llegar hasta el final.

Quand vous allez pop n'ya pas d'arrêt (lema no oficial de La Revolución®)
Luego también tenemos países como los Estados Unidos de América, con los casos de Abraham Lincoln y John Fitzgerald Kennedy.

También Francia con su propia revolución, aunque con mejoras tecnológicas: en lugar de aplicar violencia mediante hacha à la Tudor, y como había mucha tela que cortar (y por que negarlo, a causa del chauvinismo francés), automatizaron un poco el proceso en lo que fue uno de los primeros pasos de la Revolución Industrial, lo que permitió aumentar la productividad y, tras pasarse por la piedra a Luis XVI y María Antonieta, la cosa se fué un poco de las manos y quedó en un stock total de entre 11.000 y 44.000 decapitados. 500 arriba, 500 abajo…

Durante el proceso, hubo más de uno que hizo el comentario de

Ésto es un no parar…

Pero como decía al inicio, las tradiciones había que crearlas hace ya años. En España EH!paña Zombieland tuvieron su oportunidad con Alfonso “el piernas” XIII, que en olerse el percal, decidió exiliarse.

Aún así, las Cortes de la República Española se limitaron a declararlo fuera de la ley, privarlo de paz jurídica, degradarlo de todas sus dignidades, derechos y títulos y requisarle todos sus bienes. Vamos, que le dijeron que no le ajuntaban.

La sentencia de las Cortes de la Segunda República Española constata, otra vez, que España siempre fue un país de Señoritos y que El Pueblo® nunco tuvo la resolución suficiente como para llegar hasta el final, el requisito que te otorga el reconocimiento de por vida como un País Civilizado y te separa de los pueblos bárbaros.

La Historia no perdona, y cuando se pierden algunas oportunidades, es imposible volver subir al tren.

Anuncis

2 pensaments sobre “Criterios de civilidad

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s