Deconstruyendo la cultura libre (2 de 2)

En la primera parte de éste Deconstruyendo la cultura libre, ayer me quedé en el punto en que Javi habla sobre la difusión de contenidos, por lo que hoy enlazo con el que habla sobre la libertad de expresión, punto en el que Javier se equivoca, hasta arriba, porque las hojas no le dejan ver el árbol, y mucho menos el bosque.

Tras las legislaciones tramposas y bazofias como la Digital Millennium Copyright Act, el Anti-Counterfeiting Trade Agreement, la Haute Autorité pour la Diffusion des Oeuvres et la Protection des droits sur Internet, la Digital Economy Bill, la Combating Online Infringement and Counterfeits Act, et cétera, se esconde un peligro. Y ese peligro es que dichas legislaciones crean órganos administrativos competentes por ellos mismos, que actúan con independencia total y que tienen la capacidad ejecutiva de cerrar cualquier sitio web del planeta en tan solo dos o tres días.

Por ejemplo, el sitio web A, creado y mantenido por la persona F en el país J, está alojado en un servidor situado en el país Z. Un intermediario cultural, o un abogado troll del copyright que habita en el país N, lanza una demanda por infracción de copyright. Como los países J, N y Z son firmantes del ACTA, la demanda del troll del copyright, lanzada desde el país N, provocará que los órganos administrativos competentes del país Z, que aloja el servidor, manden a la policía y lo cierren simplemente tras recibir un FAX informativo, y que las autoridades del país J citen a la persona F en un juicio y le caiga un multazo tremendo.

¿A que no se entiende? Pues eso.
Pero lo peor de todo no es que no se entienda, o que los vericuetos legales permitan que mandando un FAX a la otra punta del mundo puedas cerrar un servidor alojado en un país vecino (cosas de La Globalización©), si no que cualquier cosa puede ser considerada como infracción de copyright. Y no hace falta cerrar webs, que se puede, si no solamente cortar los diferentes grifos, económicos o no.

Lo que las legislaciones trampa permiten, es la caza de brujas, sin tribunal (ni civil ni inquisitorial). En una sociedad zombie, como infracción de copyright vale absolutamente todo, desde Julian Assange o Bradley Manning hasta el vecino de arriba que te jode los fines de semana con la música, ya que las demandas de infracción de copyright funcionan de igual manera que las delaciones por brujería en la edad media, las delaciones por judío en la Alemania Nazi, por rojo o masón en la EH!paña nacional-católica, por comunista durante el McArthismo o la acusación de ser un espía suizo por llegar en punto a trabajar en la Rusia Stalinista:

  • no se requiere absolutamente ninguna prueba
  • no es necesario identificarse para efectuar la denuncia
  • proporcionan entretenimiento asegurado por mucho tiempo al denunciado

Y ese entretenimiento va desde un simple periplo de años por el sistema judicial, hasta largas estancias a pensión completa en centros penitenciarios, o la ruina económica total.

Son precisamente estos tres conceptos los que impulsan a estar en contra de ACTAS, DMCAs, COICAS, HADOPIs y leyes de economías sostenibles variadas.

Y para ir ya terminando los puntos que quedan, si se prohíben las descargas, pues igual no se recorta el derecho de acceso a la cultura… igual hasta aumentaría el uso de dicha tecnología, ya sabéis que lo prohibido pone… pero de eso a justificar que la explosión cultural de los 80 en EH!paña se hizo sin necesidad de Internet… que quereis que os diga…
Primero que en los 80 Internet no existía, ni en EH!paña ni en ningún lado. Y segundo, que me cago en la mierda de explosión cultural ochentera española…millones de veces.

El porqué ahora y no antes, bueno, depende de cuanto tiempo atrás vayamos. Todo este rollo de la Ley Sinde nació, ni más ni menos, con el segundo gobierno de Aznar, impulsada por la ministra Ana Birulés que, coincidencias de la vida, pudo haber entrado en el Govern del Presidente Artur Mas.

Y ciertamente, hay mucho revolucionario de sofá (que tienen sus propias herramientas de ejem-activismo-ejem), muchos que silban o se ríen en la cara de personas que han dedicado años y todos sus ahorros a un proyecto. Tengo la desgracia de haber tratado con algunos y no es agradable.

Pero al contrario que Javier, yo si creo que la Cultura es y debe ser libre. Pero por Cultura no hablo, solamente, de música, películas, Internet o blogs. Hablo, por ejemplo, de libros de texto para escuelas (¿nadie se ha preguntado por qué son tan caros y por qué los editores no quieren dejar escapar ese trofeo? ¿De verdad?). El ‘Arte’ no es lo único que tiene copyright, y hay cosas interesantes por ahí, a parte del rollo modernista que va de sarao en sarao.

Pero una de las cuestiones principales, en la que estamos de acuerdo, es en que soy yo, el que escribe esto, quien decide a grandes rasgos qué se puede y qué no se puede hacer con mis cosas, y no quiero que nadie me diga qué tengo que leer ni cuando tengo que hacerlo. Y lo más peligroso de todo, no quiero que me acusen de terrorista o perturbador del statu quo por hacerlo.

Las legislaciones como la Disposición Final de la Ley de Economía Sostenible, Ley Sinde o Biden-Sinde o como narices se les enteste llamarla, hijas de cosas como el ACTA, son perniciosas para todos.

Si a alguien le suena el NAFTA, la PAC o las fechorías del FMI, el ACTA y sus derivados son, simplemente, su versión para bienes digitales y están todos diseñados para beneficiar única y exclusivamente a las grandes industrias del ocio y entretenimiento de los Estados Unidos.


Flattr this

Anuncis

6 pensaments sobre “Deconstruyendo la cultura libre (2 de 2)

  1. La verdad es que a nivel general estamos en desacuerdo total. Creo que utilizas argumentos que verifican básicamente lo que yo quería decir.

    Criticas los tratados internacionales y que una orden desde EEUU pueda provocar la caída de un servidor en España. Piensa si por ese mismo razonamiento, estaría mal que una orden dictada en España pudiera provocar la detención de un terrorista etarra que se hubiese escondido en Japón, por ejemplo. ¿Cómo lo verías? El principio es el mismo.

    En cuanto a la mención de Assange (y el cumplimiento de la Ley de Godwin :P) no es comparable. No puedes comparar que se cierre una página por lucrarse con material de la industria del cine (que es lo que hace SeriesYonkis) con un tipo al que quieren meter en la cárcel por motivos políticos. No es lo mismo subir capítulos de True Blood a la red que subir documentos secretos de los Estados Unidos con violaciones de los derechos humanos. No, Assange y Series Yonkis no pueden compararse (aunque estos últimos no hagan más que intentarlo).

    Tampoco rebates lo de la explosión cultural de los 80. Lo que yo preguntaba es, si la cultura es libre, ¿por qué entonces nadie lo defendía? ¿Por qué no había comunas musicales, cinematográficas, redes de intercambio – físico, pero intercambio al fin – de VHS, teatro en la calle, etc.? Ahí es donde quería ir…

    En el punto final, lo de que tú también defiendes ser el responsable de lo que haces y no con tus textos… ya sabes, eliminar la Propiedad Intelectual supondría que dejaras de serlo automáticamente. Yo podría adjudicarme la autoría de tus artículos sin que pudieras defenderte.

    En lo que estamos de acuerdo es en lo de los libros de texto. Bueno, yo directamente los eliminaría. Existiendo internet y habiendo ordenadores en las aulas, ese gasto de papel y ese recurso tan limitado me parecen sencillamente absurdos y decimonónicos.

    En todo caso un artículo muy interesante y currado, gracias por tomarte tu tiempo en responderme y por citarme.

    Saludos.

    1. Bueno, está bien estar en desacuerdo con alguien o algo de vez en cuando. En eso consiste la diversidad, ¿no? 😉

      ¡Al asunto! Primero, una cosa importante: yo no critico los “tratados internacionales”. Hablo especificamente de tratados bazofia como ACTA y sus derivados. El NAFTA y la PAC son sus contrapartidas ‘analógicas’. Un ‘acuerdo’ que firmas porque te han hecho “una oferta que no pudiste rechazar”, si, está firmado… pero hay que vigilar cómo se dicen las cosas: no es lo mismo un acuerdo que beneficie a A y B, que un acuerdo que beneficie a A a expensas de B. El NAFTA y la PAC son ejemplos bastante claros del segundo caso. Estaría bien tomar notas y repasar los resultados de ambos para no caer en el mismo error, otra vez. La PAC mantiene a flote los agricultores deficitarios de occidente, como Bové, a base de subvenciones, a expensas de los agricultores de países en desarrollo. ACTA pretende hacer lo mismo con las producciones ‘intangibles’ (ver comentario en African Arguments).

      Yo también creo que poner a compartir un torrent no se puede comparar a poner una furgoneta con 200 kilos de explosivos en un mercado. Pero mi comparación iba, precisamente, porque la primera acusación con base que lanzaron contra Assange fue la de “infracción de copyright”. Base legal cutrisima, y que luego ha cambiado a “terrorismo”, perdón, a “traición”. Bueno, sigo pensando que no es comparable poner una bomba que mandar unos documentos a un periódico para que los publique.
      Precisamente por eso lo comenté. Si es incomparable, ¿por qué las acusaciones van hacia Assange y no hacia los periódicos que, al fin y al cabo, son los que deciden (decidían?) qué cables salían a la luz y qué cables quedaban en el cajón? Y ya que dices que ‘es el mismo principio’, por el mismo principio, si yo soy el dueño de un restaurante, podría denunciarte por haber recomendado un restaurante de la competencia a un amigo tuyo y que éste, en agradecimiento, te hubiera invitado a comer, ya que, bajo mi punto de vista, me has causado pérdidas: ¡con tu recomendación me robaste dos menús! A mi me parece absurdo.

      Y si, algunos de los alegatos de “libertad de expresión” cuando se habla de Seriesyonkis están algo fuera de lugar, pero bueno.
      Desconocía la Ley de Godwin, pero me he partido de risa al leerla. Como ves, no soy racista y he expuesto una buena variedad, para salgan todos en la foto y nadie se enfade 😉

      Lo de la explosión cultural de los 80, lo voy a repetir: los 80 fueron una plaga. Y en España aún más. Pero cuidado. En España quizá no había nadie que montara redes de intercambio. Pero el p2p lo inventaron los seguidores de los Grateful Dead, que grababan los conciertos e intercambiaban luego las cintas. El mismo grupo incentivó la creación de dichas redes, financiando hasta una revista sobre el tema. Incluso se preparaba una zona especial en la mesa de control de los conciertos, la mejor zona acustica, para que los ‘grabadores’ instalasen ahí sus cacharros. Y eso fue en los 60-70. Toda persona a la que le cuento ésto se queda sorprendida. Como dices tu, hay quien ejerce de repetidor, y hay quien se preocupa por los temas que dice defender.

      Y para ir terminando, yo nunca dije que quisiera eliminar la propiedad intelectual. Tengo dudas de su existencia en los términos que se habla actualmente. Pero una cosa es “autoría”, y otra muy diferente es “propiedad intelectual”. La autoría es sagrada e inalienable. Y justo por eso cuestiono muy seriamente los editores, abogados y trolls que coartan los derechos de autores, y lectores (y disfrutadores de obras y productos artísticos, culturales y de ocio en general), (im)poniendo trabas y ejerciendo de custodios. Los derechos de autor, o copyright, han de servir para que aquel que quiera, pueda ganar dinero con su trabajo. A parte del tema de los libros de texto, las leyes actuales contemplan que los derechos sean por hasta 70 o 90 años después de la muerte del autor. Me parece bastante exagerado. Por eso estoy con la cultura libre, pero libre de verdad.

    2. Y añado lo que se quedó fuera por un error técnico y me acordé ahora:

      Hablando de comparar cosas que sean comparables, también tienes el ejemplo de Kindle España, un blog que CEDRO intentó cerrar por tener UN enlace a megaupload aplicando la DMCA americana. Y no creo que Kindle España genere mucho beneficio económico (o lucro, que queda así como más morboso).

      Acerca del ejemplo de Wikileaks, si tal como dices no son comparables ambas cosas, ¿por qué las legislaciones derivadas del ACTA, la DMCA o la COICA incluyen artículos que prevén el borrado de registros de dominios de Internet en los servidores DNS?

      Y acerca de Seriesyonkis, pues igual si que utilizan los enlaces a descargas como reclamo (cosa que por cierto es legal en España y cuenta con jurisprudencia válida), pero si te das una vuelta por la web, verás que hay merchandising y hasta una sala de poker. Y el merchandising, y mucho más el poker, si que genera beneficio económico. Pero repito: tener una web con enlaces es completamente legal en España. Y poder ganar dinero de una idea o de una asociación de ideas también… de momento, aunque espero que por mucho tiempo.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s