#spanishrevolution y la Sociedad Civil Digital

300px-Nolesvotes_blanco_A4Lunes lunero, cascabelero. La Revolución llegó por fin a España, y lo hizo como todo. Tarde y tras un lavado de los que destiñen: #spanishrevolution, un hashtag de twitter y encima en inglés. La plaza sigue oCupada y los de siempre siguen como siempre y donde siempre, cada cual en su trinchera. Sin embargo, parece que donde caben dos caben tres.

Si antes decían que había dos Españas, hoy no sería demasiado osado hablar de la aparición de la tercera: la que llamamos Sociedad Civil Digital, que por fin se ha decidido a levantar el dedo y a salir a la calle, pero tampoco demasiado. Tras el ‘éxito’ inicial de la convocatoria, pasó lo inevitable cuando se dejan espacios libres o sin referencias visibles: se abre la veda para aquellos dispuestos a rellenarlos.

Y vaya si se abrió la veda… Ya el sábado se empezaron a ver cañonazos, aclaraciones y reflexiones al estilo “esto no es lo que yo quería”, que terminan hoy con menciones a la genial parodia de los Monty Python del Frente Popular de Judea (¡¡disidentes!!).

La red es inmediatez. Pero inmediatez de la que te hace reaccionar rápidamente ante los hechos y sucesos, si no se quiere que la inactividad propia de una estructura monolítica arruine iniciativas. Así funciona, precisamente, una red distribuida. Como nadie tiene el poder de filtrar información, todos pueden actuar de forma autónoma y sin esperar la orden.

Por otro lado, hay que ver el comportamiento de los partidos mayoritarios. Un numeroso grupo de ciudadanos no están contentos con el modelo de gestión actual, y ellos responden asintiendo silenciosamente y con la sonrisa del que no sabe de que le están hablando sabe perfectamente de lo que le están hablando, pero lo ignora por completo, porque sabe que puede hacerlo.

Es lo que pasará con el voto nulo y en blanco, que ha aumentado, en parte por causa de la iniciativa No Les Votes, en parte por la falta de oferta de papeletas alternativas, ya que no en todos lados existen partidos ‘alternativos’ a los que votar. ((O eso, o la oferta pasa por opciones realmente esperpénticas, y no hay más opción que abstenerse o votar nulo / en blanco)), y en parte por la típica polémica de cada cita: ¿a quien beneficia el voto nulo/blanco? ¿a participación altas beneficia a los pequeños?

Allí donde se han tenido malos resultados, los aparatos de partido (casi nunca mediante canales oficiales) tampoco han tardado demasiado en responsabilizar a No Les Votes por sus malos resultados, lo que no supone ninguna sorpresa. Como siempre, la culpa es de los demás. Aún con esto, alguna plataforma aprobada por el partido aparecerá haciendo guiños al movimiento, pidiendo que se permitieran las protestas.

Por quien, para quien y cómo

El Estado trabaja con y para el Estado Y del mismo modo, la Sociedad Civil debe trabajar con y para la Sociedad Civil, marcando un objetivo claro y explicándolo bien, sin irse por las ramas excusándose en aquello del “dilo tu, que a mi me da la risa”.

El uso casi exclusivo de software de redes sociales para broadcastear la protesta, ha demostrado que lo urgente ha desplazado a lo importante, aunque saberlo no sea novedad. La ‘reflexión’, como dice Marcos Menéndez, se lleva a cabo en los blogs, lugares de exposición de ideas, sin corsé, sin restricciones de 140 carácteres (o de 59 segundos). Sitios de discusión, debate y puesta en crisis de las opiniones y creencias, propias y ajenas. Y es una reflexión larga y que tiene su proceso digestivo. Twitter, queda como lo que es. Un servicio de SMS gratis.

El 2.0 es un gran altavoz, y por eso mismo no sirve para ‘aplicar’ democracia. El ambiente 2.0 es un lugar en que lo banal y los gritos ahogan cualquier cosa que requiera algo más que pocos segundos para comprenderlo, además de atacarlo usando el modo troll en masa, con respuestas sin razonar.

Quizá por esa banalización, el sábado 21 empezaron a surgir acampadas contra-alternativas como la de Pedralbes ((Con mensajes como “@alemateo87:éste mediodía descorchábamos Moët, en #acampadapedralbes no queremos latas, solo cristal de Francia, tenemos muy inculcada la #ecolife”)), o la de Génova ((@_reiew: Una señora acampa en su bolso Maxi XL de Louis Vuitton mientras espera a que Joaquín Torres le diseñe su tienda #acampadagenova)), por no hablar de los múltiples chistes hechos a costa de las #acampadas oficiales.

A día de hoy, lunes 23, la sensación percibida es como de bluff. El jueves, y especialmente el viernes por la noche, era todo lo contrario. Tensión sana, pasión, alegría y la sensación de estar haciendo algo. Hoy, reaccionarios y contra-revolucionarios se afanan en enterrar las acampadas, y posiblemente empiezen a surgir las preguntas: ¿y que hago yo aquí? ¿Ahora, qué? ¿Cómo seguimos?… Si no hay un objetivo claro al fondo, es imposible mantener la tensión necesaria. En las revoluciones del este lo tenían, y les funcionó mientras el Estado no aprendió la lección.

La democracia 2.0 no existe. La democracia es lo que es, aunque tenga mil y una definiciones y no nos acabe de gustar. Hablar de democracia 2.0 es hablar de banalidad, inmediatez, respuestas rápidas y divertidas, pero con poco o ningún fondo. Para echar unas risas puede estar bien, pero para gestionar países, mejor no.

El futuro de lo digital pasa por lo analógico

La Sociedad Civil Digital ha conseguido salir a la calle y arrastrar consigo a una parte de la Sociedad Civil Analógica. El discurso de ‘los cuatro internautas‘ parece conseguir traspasar la brecha, pero aún es necesario lo de siempre: convencer a los que no están convencidos, que cuesta, y mucho. ¿Cómo se hace eso? En primer lugar, con un mensaje claro y conciso: a dónde se quiere llegar, por qué, y cómo.

En segundo lugar, tendiendo los puentes que han de cubrir la brecha digital, y eso se hace usando tecnología p2p 1.0, como por ejemplo hablando del tema en la reunión del AMPA. Convencer a un convencido es terriblemente fácil. Y si encima lo puedes hacer mediante la simple “adhesión” con un clic, o que directamente venga alguien y te incluya en el grupo del FB, aún más.

Lo que tiene mérito y cambia las cosas es el p2p físico, el contacto diario, el hablar y discutirte con los que parece que no están de acuerdo contigo, y saber encontrar a los que si que lo están, pero no saben que hacer. Y en eso, los grandes partidos tienen la sartén por el mango. Al fin y al cabo, a quien harías caso primero, ¿al Señor Miguel, que te arregló un problema cuando lo necesitabas, o a unos tipos que vienen contándote cosas raras, inconexas y de las que no entiendes ni la mitad?

Al final, pero sobre todo al inicio, las redes sociales son redes de personas. Redes distribuidas en que todos pueden hablar con todos, sin tener que pasar por ningún filtro. Todo lo demás es vender humo para inflar.


Flattr this

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s