Avanzando hacia el pasado

En los últimos días de silencio y meditación (y altas dosis de antigripales) he escuchado varias menciones acerca del camino que parecen estar tomando los eventos actuales.

Ayer por la radio, un tertulianista comentó que se estaba recuperando una de las tradiciones Romanas más básicas. En ese momento estaba al borde del orgasmo en el coche (con el peligro que entraña), cuando el señor va y suelta que estamos volviendo al sistema de “esclavitud por deudas“.

Obviamente el bajón fue tremendo. El tema surgió con las peticiones rechazadas de la dación del pago de las hipotecas, con lo que el tertulianista enlazó con un bonito juego malabar, el hecho histórico que en la Roma antigua uno podía pasar de ser ciudadano a ser esclavo de sus acreedores, con que ahora te desahucian y pasas a ser esclavo del banco, o algo así.

Ser esclavo en Roma es bastante muy diferente a que te deshaucien de tu casa. Entre otras cosas, los esclavos romanos dormían en camastros o jergones de paja, podían llegar a tener un alto nivel cultural y disponían de un día de fiesta a la semana. Sin embargo, dudo que ningún banco proporcione camas ni días de fiesta a los que no pagan la hipoteca.

Por otro lado, acabo de leer otro articulo sobre la presunta crisis europea en el que se enlaza a otro que comenta la posible vuelta del vasallaje medieval.

Estoy de acuerdo y suscribo el artículo en todo, menos en la clase de sistema social, pero la verdad es que si que se está avanzando hacia un nuevo pasado (el título lo quería hacer con un juego de palabras en plan “Regreso al futuro”). Pero creo que no es Roma (ah, suspiro) ni la Edad Media. Es la Era Victoriana.

Vibradores Steampunk en el catalogo de Sears - 'Very useful and satisfactory for home service'
El Victorianismo se define básicamente por su moral, o mejor dicho, por su doble moral. Los mismos que abogaban por la castidad y los manteles de mesa hasta el suelo para evitar que las patas de las mesas recordaran las piernas de una mujer, disfrutaban de los placeres sexuales que les proporcionaban niños de 10 años.

Mientras ellos andaban con niños de 10, sus mujeres acudían a clínicas en las que las diagnosticaban de “histeria“, una de las enfermedades de moda, causada por el modelo victoriano de mujer que se auto-negaba sus deseos y pasiones. La histeria se trataba mediante el “masaje pélvico” realizado por el Galeno, diseñado específicamente para llevar a la mujer al “paroxismo histérico“… que en políticamente incorrecto significa “una corrida monumental”. Y para facilitar la ardua tarea al galeno, se inventaron los vibradores steampunk, que por cierto Sears&Roebuck vendía en su catálogo por 5,95 dólares.

En la época victoriana se magnificaba el periodo gótico medieval, considerándolo la cúspide del arte en general y dejando al clasicismo como una simple forma de estandarización y simbolizando así la aversión victoriana al progreso que supuso la Revolución Industrial.

Victorianos son los Ludditas, unos señores que se enfrascaron en destruir los talleres del inventor de la Spinning Jenny “porque les quitaba el trabajo”, pero que nunca se llegaron a plantear modernizar sus propios talleres para conservar, e incluso mejorar, las condiciones de su trabajo.

Victoriana es la corrección política, que declaraba la pronunciación de la palabra “pantalones” delante de una dama como una ofensa gravísima, al mismo tiempo que permitía que 2000 putas recorriesen las calles de Londres disfrutando de la última moda en enfermedades contagiosas: la tuberculosis.

Personalmente, creo que el futuro va más encaminado, no hacia Roma ni el Medievo, si no hacia el mundo Dickensiano que dio origen a personajes como Jack el Destripador. Las señales no pueden ser más claras: los dobles estándares morales que causan escándalos sexuales (reales o ficticios), el aumento de los neoludditas que se quejan por tener que adaptarse y trabajar cuando podrían estar simplemente tocándose las narices cobrando algún subsidio (e incluso los que dicen abiertamente que es necesario volver al punto de la civilización directamente anterior a la Revolución industrial), la corrección política que ha llegado a considerar “presunto delincuente” a alguien que ha confesado ante un juez el haber robado millones de euros… incluso la tuberculosis está volviendo a pegar con fuerza…

Fijaos también en el resurgimiento, como apunta el artículo en desde El Exilio, de todas las peticiones de las “políticas sociales”… ¿quién se acuerda cuando, dónde y por qué surgió el Socialismo Fabiano-Marxista? Efectivamente, en la Era Victoriana.

No me gusta éste futuro.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s