Perry Mason en El Mundo

Hoy, la misma columna de opinión de El Mundo© la escribe de nuevo Iñaki Ellakuría. El mismo que quisiera ser Federico, pero que no pasa de plumilla novato. ¿Que por qué yo, un don nadie, se atreve a llamar «plumilla novato» a un columnista diario de El Mundo? Pues porque se lo merece. Y porque hace poco que he leído Don Timoteo o el literato y ando un poco envalentonado. Y porque Ellakuría comete errores de novato, que intentaré elucidar. Y porque como suscriptor de la edición digital, soy yo quien participa su sueldo.

Pero antes, explicaré que es esto de « la misma columna de opinión de El Mundo©». Desde hace ya unas semanas, coincidiendo con las vacaciones de Los Santos y Espasa, y el inicio del verano, en El Mundo cada día se publica la misma columna de opinión. La escriben personas diferentes, pero es siempre la misma: el tema de actualidad que toque —donde «actualidad» es igual a «el presente que no comunica nada en absoluto»— con menciones a «los golpistas catalanes» y «los de la ETA». Da igual de que hablen, ni como. Siempre, cada día, se mencionan esos dos temas. 

En la columna del miércoles 10 de agosto, Ellakuría empieza con la izquierda radical y añade el independentismo, la espada de Bolívar, la ley trans, un informe de Amnistía Internacional sobre Ucrania , el 1 de octubre de 2017 —doble combo—, una gincana lamentable en Cataluña —¡triple bonificación!—, y lo resume todo como la batalla soviética contra la civilización occidental. Ese es el error de novato.

Cuando empezamos a escribir tenemos tantas cosas que queremos contar, que nos atropellamos y acabamos hablando mucho y diciendo nada —como Don Timoteo—. Por eso, en un curso de escritura de verano sobre corrección y estilo, una de las primeras cosas que nos dijo el profesor fue que un texto debe trabajar alrededor de un tema. Máximo dos. Y cada párrafo, una idea.

Como me dice mi Maestro Javier —aunque no con estas mismas palabras—, que Amnistía Internacional es una fachada de cartón piedra y detrás solo hay el vacío mercenario, eso lo sabe hasta Perry.  De la vacuidad que rodea al tema de la espada de Bolívar ya hablaremos otro día. Pero si Ignacio realmente quería despotricar de AI, y ligarlo con el tema ucranio, podría haber usado el ejemplo de los informes mercenarios sobre la situación en Gaza.

Hamás lleva años no solo escondiéndose, sino situando sus baterías de misiles —con las que ataca a la población civil de Israel, contraviniendo así la Convención de Ginebra con cada proyectil—, refugiándose y situando las baterías, decía, en escuelas y guarderías repletas de menores, a los que convocan masivamente cuando creen que van a por alguno de sus cabecillas criminales.

Pero en vez de buscar símiles que tengan concordancia con el tema, y el título, de la columna, Iñaki quería hablarnos de muchas cosas, y acabó mandando al pobre Bolívar a la gincana de mamadas bananeras en la costa del Maresme. Como cuando éramos blogueros, repite mi Maestro, y publicábamos un artículo diario «de lo que fuera». La diferencia entre nosotros e Ignacio, es que él cobra unos buenos euritos, y nosotros somos unos felices don nadie.

PS: a Ignacio debo agradecerle que me haya provocado el descubrimiento del significado de «eso lo sabe hasta Perry». Esa frase se la oigo decir y la leo a varios, y me tenía fascinado. «¿Quién, o qué, será Perry?», me preguntaba… ¡No es otro que Perry Mason! Gracias Ignacio, al final tu columna no fue del todo irrelevante.

PPS: visto lo visto, yo también quisiera publicar una columna en algún medio, ni que sea local o provincial. Acepto sugerencias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s